logo

Copyright ©2018 Centro De Ojos Banfield.

Anatomía del ojo: Conceptos básicos

Para empezar a cuidar su salud visual en forma activa y consciente, es importante que usted conozca y comprenda los componentes que integran sus ojos,
así como sus funciones básicas y sus fallas más comunes.

El ojo es un órgano cuya función primordial es transformar la energía lumínica en señales eléctricas, que son enviadas al cerebro a través del nervio óptico.

El globo ocular tiene una forma esférica y ligeramente ovalada, con un diámetro vertical de aproximadamente 23 milímetros y un diámetro posterior de 25.
Un ojo con estas medidas es comúnmente denominado emétrope.

anatomia del ojo


Esquemáticamente, el ojo está formado por tres capas y sus respectivos contenidos. Estas tres capas, yendo desde el exterior del globo hacia el interior,
son las siguientes:

1. Esclera: Constituye el esqueleto del globo ocular, es de color blanco nacarado y se continúa hacia adelante con la córnea.

2. Coroides: Comprende la estructura vascular del ojo, y se continúa hacia adelante con los cuerpos ciliares y el iris.

3. Retina: Es la capa sensorial y nerviosa; la más interna del globo ocular, y de vital importancia al momento de evaluar la agudeza visual.

En cuanto al contenido del globo ocular, puede dividirse en dos segmentos:

a. Segmento anterior: Incluye la córnea, el cristalino, el iris, el seno camerular y el cuerpo ciliar.

b. Segmento posterior: Incluye la esclera, la coroides, la retina, el cuerpo vítreo y el nervio óptico.

A continuación describiremos cada uno de sus componentes y su función principal.

Córnea
Constituye un verdadero lente orgánico. Es avascular (carece de vasos sanguíneos), pero está inervada por el nervio trigémino, por lo que posee gran sensibilidad.

Iris
Es un diafragma circular, perforado por la pupila. Por delante del seno camerular lo separa la córnea, y por detrás, el cuerpo vítreo. Este diafragma puede dilatarse o contraerse variablemente según la intensidad lumínica: su función principal es controlar la cantidad de luz que penetra en el ojo. El iris es también el responsable del color de nuestros ojos, que está determinado genéticamente.

Cristalino
Es una lente orgánica, transparente y biconvexa (podríamos comparar su forma y tamaño con los de una lenteja) situada detrás del iris. Se encuentra centrado en la pupila, por delante del cuerpo vítreo, y se une a los cuerpos ciliares a través de unas delgadas fibras denominadas zónulas, cuya indemnidad es importantísima al momento de planear una cirugía de cataratas o facoemulsificación.

El cristalino, al igual que la córnea, es avascular, por lo que su nutrición depende del humor acuoso. La función del cristalino radica en focalizar sobre la retina los rayos de luz que ingresan al ojo. Esto se logra mediante la contracción o relajación de los músculos ciliares, que modifican la curvatura del cristalino y así, el ángulo de los rayos; este fenómeno se denomina acomodación y permite al cristalino enfocar objetos cercanos.

Cuerpos ciliares
Estos son los responsables de la relajación y contracción del cristalino, posibilitando el fenómeno de la acomodación. Cuando los cuerpos ciliares están en reposo, la imagen enfocada sobre la retina es la de un objeto en el infinito; para enfocar en objetos próximos, en cambio, los músculos ciliares deberán contraerse. Los cuerpos ciliares son también los responsables de la producción del humor acuoso.

Seno Camerular
Se encuentra en la zona de unión entre el iris y el limbo esclerocorneal. En el seno camerular el humor acuoso es drenado a través del trabeculado, abandonando el globo ocular y manteniendo de esta manera una presión intraocular (PIO) estable. Esta porción del globo ocular es de gran importancia para el diagnóstico, clasificación y tratamiento del glaucoma.

Humor Acuoso
El humor acuoso (HA) es un líquido transparente que se encuentra en las cámaras anterior y posterior del ojo, dándole tono al globo ocular. Es el responsable de la nutrición del cristalino y la córnea, y de él depende la presión intraocular, que se encuentra regulada por dos factores: la producción y la eliminación del HA. Este dato es muy relevante para aquellos pacientes que se encuentran en tratamiento por glaucoma.

Cuerpo Vítreo
Es un hidrogel transparente, compuesto en un 99% por H2O (y menores medidas de ácido hialurónico, colágeno y proteínas). Ocupa las cuatro quintas partes del ojo. Al igual que el humor acuoso, contribuye a darle tono al globo ocular, y a conseguir una superficie uniforme para que la recepción de las imágenes sea nítida.

A diferencia de lo que ocurre con el humor acuoso, el humor vítreo no se renueva. Se forma únicamente durante la vida embrionaria, y contiene células fagocíticas que contribuyen a la “limpieza”, ya que eliminan los detritus celulares que pueden acumularse en el vítreo disminuyendo su transparencia. De todas formas, con los años tiene lugar un proceso fisiológico de degeneración del cuerpo vítreo; este va perdiendo su conformación, y comienzan a generarse cúmulos que se depositan generando un fenómeno muy frecuente que se conoce como miodesopsias o “moscas volantes”.

Retina
Es la túnica interna del ojo. Está destinada a recibir las impresiones luminosas y transmitirlas, a través del nervio óptico y por las vías ópticas, a la corteza cerebral. La retina está compuesta por múltiples capas, que deben estar perfectamente alineadas para transmitir correctamente la señal eléctrica.

En una de esas capas se encuentran los fotorreceptores: los conos y los bastones. Estas son células especializadas, encargadas de convertir la luz en impulsos nerviosos, que son los que llegarán al cerebro. Están distribuidos a lo largo de toda la retina, pero es en la mácula (la porción central de la retina especializada en la visión fina de los detalles) donde contamos con la mayor cantidad de estas células. Por esta razón es de primordial importancia la indemnidad de la mácula, ya que si esta se deteriorara estaríamos en presencia de un cuadro de maculopatía, donde el área central del campo visual comienza a perder nitidez, volviéndose turbia y borrosa.

Nervio óptico
El nervio óptico emerge del polo posterior del ojo, y está constituido por la confluencia de todas las fibras nerviosas de la retina. Es el encargado de transmitir los impulsos visuales desde el ojo hasta la corteza occipital del cerebro, donde se encuentra el área visual. El nervio óptico es la porción del ojo que se encuentra comprometida en el glaucoma y otras patologías neurológicas.