logo

Copyright ©2018 Centro De Ojos Banfield.

FORAMEN MACULAR: ¿QUÉ ES Y CÓMO SE TRATA?

El agujero o foramen macular es la presencia de una apertura en la mácula, que es la zona central de la retina. Debido a su localización, esto genera un defecto importante en la visión: podemos describirlo como el análogo a un agujero en el centro del film de una cámara fotográfica.

Existen dos tipos principales de agujero macular

Agujero macular idiopático:
También llamado senil por su relación con la edad del paciente, puesto que puede aparecer aproximadamente a partir de los 55 años.

Agujero macular miópico:
Ocurre en pacientes con alta miopía. Tiende a aparecer a una edad más temprana y pueden producir desprendimiento de retina.

Sintomas

Pérdida de la visión central:
El paciente nota una borrosidad solamente en el campo central de la visión. A medida que el agujero crece en tamaño, este defecto se convierte en un punto oscuro o ciego en la visión central (escotoma).

Deformación de las imágenes:
Las líneas se ven torcidas, onduladas o distorsionadas.

Disminución de la agudeza visual:
La AV disminuye considerablemente en proporción al tamaño del agujero, con frecuencia provocando una muy mala visión. Esta alteración en la visión se da por una disrupción en la posición y orientación natural de los fotorreceptores, las células clave en el metabolismo y procesamiento de las imágenes sensitivas a la luz.

A tener en cuenta

1- El agujero macular no afecta a su visión periférica (lateral).
2- El paciente puede no percibir que tiene un agujero macular en un ojo a menos que se tape el ojo sano y note que la visión de su ojo afectado ha disminuido. Por este motivo, taparse primero un ojo y después es el otro es una prueba sencilla que puede ser eficaz para detectar el problema.

¿Por qué se produce el foramen macular?

El agujero macular suele generarse a causa de una tracción del vítreo (la sustancia gelatinosa que ocupa el 80% del contenido del globo ocular) sobre la retina. Como un evento natural y fisiológico del “envejecimiento” de este gel, se va colapsando, degenerando y, en caso de tener una adherencia a la retina más firme de lo normal, puede generar tracción suficiente para separar la retina y formar el agujero central.

La edad es la causa más frecuente del agujero macular, pero también puede generarse en casos de traumatismos o miopías magnas.

Una vez que se desarrolla un agujero macular, las posibilidades de que se cierre espontáneamente son muy escasas.

Prevención

Los controles oftalmológicos regulares permiten detectar lesiones en la retina que, de lo contrario, podrían pasar desapercibidas. Por este motivo, es importante que las personas de edad avanzada se sometan a revisiones oftalmológicas completas (fondo de ojos + tomografía de coherencia óptica u OCT) como mínimo una vez al año.

Tratamiento

Hasta 1992, no contábamos con ningún tratamiento; sin embargo, afortunadamente hoy en día el agujero macular se puede resolver quirúrgicamente. La cirugía a realizar es una vitrectomía<, que consiste en la remoción del gel vítreo y una lámina muy delgada (la membrana limitante interna). Al liberar la tracción vítrea y de la membrana, aliviamos el tejido retiniano y permitimos a los bordes del agujero volver a cerrarse.

Una vez que se ha extraído la membrana, se introduce gas dentro de la cavidad del globo ocular y se posiciona al paciente con la cabeza boca abajo para que la burbuja de gas comprima la mácula y el agujero se cierre.


anatomia del ojo


En posición boca abajo, la burbuja está en contacto con la mácula en la parte posterior del ojo. La visión del paciente mejorará a medida que el agujero macular se cierre. Es importante recordar que pueden pasar varios meses hasta que el agujero termine de sanar. La visión que recupere dependerá del tamaño del agujero macular, y de cuánto tiempo tuvo el agujero antes de someterse a la cirugía.

Si la cirugía se realiza en los primeros estadíos de la enfermedad, suele tener muy buenos resultados funcionales y una recuperación de la visión que puede alcanzar el 100% en algunos pacientes. Para ello es muy importante el diagnóstico precoz de la enfermedad y realizar una cirugía temprana.

Los agujeros maculares miópicos (en pacientes con alta miopía) tienden a un peor pronóstico: este tipo de agujeros no suelen cerrarse bien y pueden producir desprendimientos de retina. Sin embargo, estos pacientes también pueden recuperar notablemente la visión si la enfermedad es detectada con rapidez.