logo

Copyright ©2018 Centro De Ojos Banfield.

¿QUÉ HACER FRENTE A LAS LLAMADAS “MOSCAS VOLANTES”?

Las miodesopsias, también llamadas “moscas volantes” o “cuerpos flotantes”, son un fenómeno ocular que consiste en la aparición de cuerpos o filamentos flotantes suspendidos en el campo visual, que no se corresponden con objetos externos reales. Son especialmente perceptibles cuando miramos zonas claras y bien iluminadas (como el cielo, una pared o una hoja en blanco); suelen desplazarse con los movimientos oculares, y parecen huir cuando intentamos mirarlos directamente. ¿Suena familiar?

miodesopsias

Aunque parecen estar frente al ojo, en realidad flotan en el humor vítreo, y lo que percibimos son las sombras que los cuerpos flotantes proyectan en la retina. Generalmente, son de poca importancia y corresponden al proceso fisiológico de degeneración del humor vítreo.

El origen de las miodesopsias, entonces, se encuentra en el cuerpo vítreo: se trata del hidrogel transparente, compuesto en un 99% por H2O, que ocupa las cuatro quintas partes del ojo. Al igual que el humor acuoso, contribuye a darle tono al globo ocular y a conseguir una superficie uniforme para que la recepción de las imágenes sea nítida. Contiene células fagocíticas que contribuyen a eliminar los detritus celulares que pudieran acumularse en su interior, disminuyendo su transparencia.

A diferencia de lo que ocurre en el humor acuoso, el humor vítreo no se renueva; se forma solamente durante la vida embrionaria, y se mantiene a lo largo de la vida del ser humano. Con los años tiene lugar un proceso fisiológico de degeneración del cuerpo vítreo, donde este comienza a deshidratarse, perdiendo así su conformación y disminuyendo su volumen. Así, las proteínas vítreas que han perdido agua se condensan, perdiendo transparencia y dando lugar al fenómeno de las miodesopsias o “moscas volantes”.



Estos cuerpos flotantes también pueden estar presentes en jóvenes miopes o con antecedentes de traumatismos oculares.

Al degenerarse el vítreo, este comienza a separarse de la retina, lo que en algunas ocasiones puede provocar desgarros e incluso hemorragias en el ojo. Esto puede causar que aparezcan nuevos cuerpos flotantes o una disminución abrupta de la agudeza visual.

Si el desgarro no es tratado, puede dar lugar a un desprendimiento de retina, patología que requiere un tratamiento quirúrgico urgente. Es por esto que frente a estos síntomas, es de especial importancia asistir al oftalmólogo para realizarse un estudio de fondo de ojos.

¿Por qué se producen?
Cuando las personas alcanzan una edad madura, el material del humor vítreo comienza a degenerarse y puede espesarse o encogerse, formando aglutinaciones dentro del ojo que provocan su separación de la retina.

Este desprendimiento vítreo posterior es más común entre las personas que:
• Son miopes.
• Han sido operadas de cataratas u otras intervenciones intraoculares.
• Se han sometido a cirugía con láser en el ojo.
• Padecen inflamaciones en el interior del ojo.
• Han sufrido algún traumatismo ocular.
También se asocia con la diabetes como causa de su aparición y, en una proporción mucho menor, pueden estar desencadenado por enfermedades oculares graves, como la uveítis, una hemorragia vítrea o un desprendimiento de retina.

miodesopsias

Tratamiento
En casos más extremos, en los que las opacidades móviles interfieren significativamente con la visión o se convierten en un problema intolerable, puede indicarse una vitrectomía, un procedimiento quirúrgico a través del cual se extrae el humor vítreo para reemplazarlo con una solución salina transparente. Sin embargo, por los riesgos potenciales que conlleva la cirugía de vitrectomía, se indica solamente en aquellos casos en que los síntomas son muy incapacitantes para el paciente: una vez descartado que se trate de un síntoma de otra patología, el oftalmólogo suele limitarse a explicar al paciente la condición inofensiva de este problema. Para la mayoría de los pacientes, esta información es suficiente para tranquilizarse y, al cabo de un tiempo, olvidarse del asunto, lo que conduce a que el cerebro se acostumbre a su presencia.

En una proporción más reducida, las moscas volantes pueden estar relacionadas con procesos que comprometen la integridad de la retina. Y si bien los cuerpos flotantes no se pueden prevenir, sí es posible detectar precozmente posibles complicaciones relacionadas con ellos. Recomendamos acudir a un oftalmólogo especialista en retina para valorar todas las posibles causas de la aparición de las miodesopsias, sobre todo si: • Repentinamente, aparecen nuevos cuerpos flotantes.
• Repentinamente, se ven destellos de luz.
• Se experimenta una pérdida de visión lateral.

El procedimiento de diagnóstico suele conllevar un examen de fondo de ojos, por medio del cual se examina el estado de la retina para descartar la existencia de una enfermedad o lesión grave. En estos casos, las miodesopsias tienen la consideración de síntoma.