logo

Copyright ©2018 Centro De Ojos Banfield.

TODO SOBRE EL GLAUCOMA

El glaucoma es la primera causa de ceguera irreversible en el mundo: una enfermedad ocular crónica y progresiva del nervio óptico, que lleva a una pérdida total de visión si no es tratada a tiempo. Sus causas pueden deberse a múltiples factores, pero el más importante y el único modificable es la PIO, o presión intraocular.

Sin embargo, también existe un tipo de glaucoma en el que el daño del nervio óptico se produce con presiones oculares "normales"; el glaucoma, entonces, también puede estar asociado a otros factores, como presión arterial baja y otras enfermedades vasculares. En el glaucoma, el nervio óptico se lesiona progresivamente perdiendo las fibras nerviosas de manera irreversible. Como el nervio óptico es el responsable de enviar las imágenes al cerebro, este daño va ocasionando una lenta pérdida de la visión, primero en el campo visual periférico y luego también en la visión central.

Clasificación

Aunque existen muchos tipos de glaucoma, en términos oftalmológicos generales podemos categorizarlos según su origen (primario o secundario) y según su amplitud angular (de ángulo abierto o cerrado).

Síntomas

La mayoría de los pacientes con glaucoma no presentan síntomas hasta los últimos estadíos de la enfermedad, cuando ya se ha producido una pérdida de visión irreversible. Por eso es fundamental no esperar a que los síntomas aparezcan, y hacerse revisiones en forma regular para diagnosticar y tratar la patología a tiempo, más aún cuando existen factores de riesgo, entre otros: edad mayor a 40, alteraciones cardiovasculares, miopía magna y antecedentes familiares.

Diagnóstico

Para detectar y controlar el glaucoma, las pruebas diagnósticas se dividen en:

Pruebas estructurales

Están orientadas a evaluar el daño "estructural" del ojo, reflejado en la capa de fibras de la retina y el nervio óptico. Permite una medición cuantitativa, detección y localización del daño, comparación entre ambos ojos y valoración de la evolución del daño en el tiempo.

● OCT o Tomografía de Coherencia Óptica: evalúa la capa de fibras del nervio óptico comparándola con la media en función de la edad del paciente, y haciendo un seguimiento más preciso de su evolución. El Spectralis Glaucoma Module Premium Edition evalúa la cabeza del nervio óptico, la capa de fibras nerviosas de la retina y la capa de células ganglionares.

● HRT o Láser confocal de barrido: cuantifica la estructura y morfología del nervio óptico y sus posibles cambios. El Módulo Glaucoma edición Premium funciona como un poderoso pronosticador de cambio y permite predecir los cambios estructurales. Es una herramienta esencial para detectar y controlar el glaucoma. En el 40% de los casos, el HRT 3 reconoce defectos temporales que otros descubrimientos confirman el diagnóstico luego de cinco años o más.

● Tonometría Computada: mide la presión intraocular a través de varios instrumentos. El más frecuente es el tonómetro de aplanación.

● Paquimetría Computada: es la medición del espesor corneal, que influye en la toma de presión intraocular. Su conocimiento nos permite calcularla con mayor precisión.

● Gonioscopía: es la valorización de la zona de drenaje del ojo (seno camerular), pudiendo estar abierto o cerrado. Para realizarla se utiliza una lente especial que contacta con la córnea.

Todas estas pruebas son rápidas, cómodas, no invasivas, totalmente indoloras y reproducibles.

Pruebas Funcionales

● CVC o Campo Visual Computado: Es una exploración del campo visual (campimetría) que nos aporta información veraz sobre la funcionalidad del nervio óptico, localizando los defectos y determinando la intensidad del daño sobre el nervio óptico. Se ha demostrado que los pacientes glaucomatosos sufren una pérdida progresiva de la sensibilidad al contraste en el campo visual; con esta prueba podremos valorar el daño producido, así como la evolución del mismo.

● FDT o Perimetría de Doble Frecuencia: se basa en un principio de doble frecuencia que produce una ilusión óptica que solo puede ser percibida por el paciente si las células ganglionares están indemnes. Estas células son las primeras que se dañan en el glaucoma, marcando el comienzo de la pérdida funcional. Esta prueba detecta incluso daños anatómicos leves, y se ha convertido en un examen fundamental para los pacientes con glaucoma de inicial a moderado.

Tratamiento

La mayoría de tratamientos para el glaucoma apuntan a aumentar el drenaje, y en algunos casos disminuir la producción del humor acuoso.

Los pilares de tratamiento son tres:

● Médico farmacológico: mediante colirios (gotas), que deben ser aplicados una, dos o tres veces al día en función de cada uno. En casos muy concretos pueden administrarse comprimidos.

El control del glaucoma solo puede ser efectivo si el paciente se adhiere al programa del tratamiento prescripto por el oftalmólogo. El tratamiento se hace a través de un equipo, formado por el paciente y su médico. La medicación nunca puede ser suspendida sin antes consultar con el oftalmólogo.

● Láser: El tratamiento con láser es muy seguro y se realiza de forma ambulatoria. Existen cuatro modalidades de láser:

○ Iridotomía láser: habitualmente de carácter preventivo, es muy eficaz en el tratamiento del glaucoma agudo de ángulo cerrado. La finalidad de la iridotomía es igualar las presiones de la cámara anterior y posterior, para que de esta forma el iris deje de obstruir el trabeculado filtrante.

○ Gonioplastia con láser de Argón: su objetivo es cambiar la configuración del iris, disminuyendo la altura del mismo para que no pueda ocasionar un bloqueo angular.

○ Trabeculoplastia láser selectiva o SLT: se utiliza para tratar glaucomas de ángulo abierto, según la fase evolutiva y la edad del paciente y la adherencia al tratamiento.

○ Ciclofotocoagulacióntransescleral: está enfocada a tratar los procesos ciliares, productores del humor acuoso. Su uso se limita a glaucomas descompensados, absolutos, o con ojos ciegos y dolorosos, refractarios en general a otros tipos de tratamientos quirúrgicos. Su finalidad es fotocoagular las cabezas de los procesos filiares (lugar de la producción del humor acuoso) con el fin de disminuir su producción y por ende disminuir la presión intraocular.

● Quirúrgico: las opciones son Trabeculectomía, EPNP y colocación de dispositivos de drenaje. Estas técnicas favorecen la filtración del humor acuoso, reduciendo la presión intraocular.

Consejos

● El glaucoma es una enfermedad crónica que siempre requiere un control continuado: El buen cumplimiento del tratamiento es indispensable para un control eficaz de la enfermedad.

● En caso de requerir tratamiento con más de un colirio, espere 5 minutos entre la colocación de una gota y la otra.

● Los glaucomas primarios pueden tener una base genética, que puede o no manifestarse: por ello se aconseja un control exhaustivo a los hijos de padres con glaucoma. Además, en aquellos pacientes con factores predisponentes se les recomienda revisiones oftalmológicas anuales.

● La mejor defensa contra el glaucoma es la búsqueda del mismo: por esta razón los adultos deben ver al oftalmólogo para exámenes periódicos oculares, el diagnóstico precoz de la enfermedad es el mejor aliado para poder controlar su evolución.