logo

Copyright ©2018 Centro De Ojos Banfield.

CONSEJOS PARA CUIDAR LA VISIÓN EN LA MADUREZ

Como en otros campos de nuestra salud, el riesgo de desarrollar patologías visuales severas tiende a incrementar con la edad. Si la edad del paciente es avanzada, los problemas visuales son especialmente problemáticos, pudiendo ser causa de caídas, nuevos miedos e inseguridades y gran pérdida de independencia.

Sobre todo en la madurez, contar con una buena visión es clave para una buena calidad de vida.

Las personas mayores de 60 años corren un mayor riesgo de desarrollar problemas visuales, algunos de los cuales pueden conducir a la ceguera si no llegan a detectarse y tratarse con rapidez. Algunas enfermedades oculares relacionadas con la edad son cataratas, glaucoma, retinopatía diabética, degeneración macular asociada a la edad (DMAE); estas se suman a otras más leves, como la presbicia, las moscas volantes, el ojo seco, o la opacidad corneal.

Cómo cuidar nuestros ojos

Para prevenir estas y otras enfermedades, es importante cuidar nuestros ojos. Para lograr esto el primer paso es estar informados: ser conscientes de la importancia de las revisiones oftalmológicas periódicas, conocer la incidencia de enfermedades como la diabetes, la hipertensión, la hipercolesterolemia o las cardiopatías sobre la visión, y no esperar para adoptar una serie de cuidados:

HÁBITOS SALUDABLES

No fumar, evitar el alcohol, seguir una dieta equilibrada y hacer ejercicio pueden ayudar a evitar muchas patologías o a retrasar su aparición y mejorar su pronóstico.

CONTROLES PERIÓDICOS

Muchas de estas enfermedades (como el glaucoma o la DMAE) no presentan síntomas hasta que se encuentran en una fase muy avanzada. Como estas patologías son progresivas e irreversibles, detectarlas y tratarlas a tiempo es crítico para prevenir la pérdida de la visión y la ceguera. Por ello son fundamentales las revisiones frecuentes (cada dos años desde los 40 años, y al menos anuales a partir de los 60 o si se tienen otros factores de riesgo).

ESTAR ATENTOS

Ante la aparición de síntomas o defectos inesperados en la visión, siempre debe acudir a un especialista para analizar y diagnosticar el origen de la alteración, e iniciar un tratamiento, si fuera necesario, lo antes posible.

A lo largo de nuestra vida, será casi inevitable que padezcamos alguna enfermedad ocular. Para prevenir todas las que sean posibles y seguir viendo por mucho más tiempo, el mejor plan es cuidar nuestra visión desde una edad temprana, visitando al oftalmólogo siempre y comprometiéndonos con hábitos saludables.